Azhcari

Con la fuerza de la sangre

Mi ojo no logra ver…

La nitidez de mi ojo izquierdo está enturbiada por el sentimiento

Con qué a la vez, quiere y no quiere ver…

Bajo la protección de mi sombra

¿Quién puede verse en el espejo de su por-venir?

¿Cuál es mi más radical sentido de la vida?

Los duros golpes…

Nos obligan a abandonar el lugar de yunque

Para convertirnos en un temible martillo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.