Ron Alphonso

Amanecer cincuenta y ocho

Amanecer cincuenta y ocho

Domingo o miercoles, que más da,
en un hospital cualquier dia es igual.

Solo sé que han pasado cincuenta y ocho, laaaargos y tediosos dias,
que mis angustias me han llevado al borde
en el que la cordura huye alarmada.

Que mientras no te tenga en casa,
no debo intentar tranquilidad,
tanta manipulación
y diferentes criterios te ponen en situacion de... conejilla de laboratorio.

Vamos a demostrar quien manda aquí
y mientras estemos de su mano,
poco importan tantos protocolos ridículos.

Tu en lo tuyo,
sanarte lo mejor que puedas,
en casa nos dedicamos con fé
y ya veremos.

Sigues adormilada por los sedantes
y juzgan que no evolucionas,
en alguna parte,
su genialidad hace corto circuito
y se les nubla la razón,
los entiendo,
aunque ellos a ti no.

Tenemos que ir a casa,
es fundamental,
quizá Dios no hace mas milagros,
para que no se lleven los honores,
los que nunca creyeron, ni en si mismos.

Dale, Morita,
tu ya sabes como es el asunto.
Para mi, vas bien,
a pesar de todo,
mi paciencia te espera,
las eternidades que tu quieras.

Ron Alphonso
21 de febrero 2021

Comentarios1

  • Manuel Ignacio Marin

    Ánimo no pierdas la esperanza.
    Todo saldra bien.
    Un abrazo
    Manel



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.