celis maldonado

Recordatorio

No puedes permitirte inquietar, las más de las veces el sueño, por una fisonomía hermosa que te acompaña en espejismos por quien morir quisieras. Han transcurrido suficientes noches vertiste en soles tus quimeras fueron eclipsados tus amores por el trémulo beso de la muerte, despídete en paz alondra del amado seduce con tus gracias el paisaje ya hallarás jaula y alimento donde reposar tus alas cortas


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.