Ortunyo

Richard Gere y la matemáticas silvanas



Richard Gere y las matemáticas silvanas. 

Prosa

 

    Aquel día habíamos decidido caminar de puntillas, el humo quedo a nuestras espaldas pero la niebla se cernía sobre nuestro horizonte. Descalzos otra vez sobre los guijarros tropezábamos con las margaritas que crecían en desordenada danza nupcial. Y así fue como al atardecer nos topamos  con Richard Gere. Andaba el buen hombre de un lado a otro lado del enorme roble solitario que devolvía sombras y alivios al cauce del viento que deslizabase entre sus ramas ambiciosas de sol. Cincuenta  años atrás Richard Gere había plantado el roble solitario en el declive de una loma cobriza de tanto recibir los soles de poniente. En aquel tiempo los donaires y bravuconerías eran plato de diario, era el tiempo de los patios de colegio del instituto mordaz y desalmado en donde los robles fueron juncos entonces. Las hojas no tenían relevancia en aquel pasado ardiente y desasosegado, daba igual el numero, la calidad y el reflejo que el sol las transmitía. Sin embargo la duda que nos tiñe en las inmadureces formas se erosionan y nos dan pinceladas y abanicos de aire canoso y algo desconchado ya. Y aunque la mirada se vuelve tierna con las miradas solo una hoja ha de captar la atención de Richard Gere. Después de contar ciento veinticinco mil doscientas trece hojas, solo una, la más pequeña y suave, de terciopelado tacto se diría, es la que hace que la misión para la que la vida le prepara ya no tenga valor. Dos horas y veinticinco minutos más tarde las lagrimas empezaron a desgarrarse de sus ojos en la intima convicción que nada debía apartarlo de la candidez que arrobaba su cansado corazón. Richard Gere nos miro con la certidumbre que da el saber, con la certidumbre que da el tener que olvidar. Y así fue como nos pidió acompañarnos, con la mente vacía excepto por el recuerdo de la pequeña hoja que le acompañaría hasta el día de su muerte.      

 

  Autoría: Ortunyo (texto registrado)

Comentarios1

  • -JOMAB-

    Tengo que rebobinar y leerla de nuevo. Como con las grandes películas. Muy buenas letras.

    • Ortunyo

      Intento plasmar un momento de mi vida. El instante en el que sabes que ya no hay marcha atrás.
      El instante en el te que das cuenta de lo importante que son las pequeñas cosas que te rodean.
      Y te vas preparando para esa época de la vida, preludio de un final irrevocable.

      De joven me llamaban el Richard Gere...estaban ciegos...siempre fui mucho mas guapo😁o eso me decía mi abuela🤣🤣😎

      • -JOMAB-

        Ja...ja...me da que tu abuela y la mía fueron amigas.

      • Hay 4 comentarios más



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.