PABLO DURAND

AMOR SILENTE III

Florece el atardecer

y tu semblante ilumina

la noche que alegra

el corazón enardecido

de quien ama a escondidas

sin ser jamás comprendido;

 

Amarte no es pecado

quererte no es perder

desearte es la locura

envuelves todo mi ser;

 

Tu pelo color de miel

quisiera tener una vez

sentir su delicadeza

palpar esa suavidez;

 

Tus labios brazas que queman

el amor que envuelve mi ser

te observo en la distancia

a tus brazos ansío correr;

 

Anhelo escarbar tu cuerpo

recorrer tu almibarada piel

con mil besos hasta el punto

de embriagarme y enloquecer.

Comentarios1

  • Graciela Dantes

    Cuando se alcanza el amor deseado todo cambia, es malo no ser correpondido, pero en la lucha mantente.


    un cordial saludo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.