Augusto Fleid

Tatuaje

En la piel quedaron tatuados 

Cada uno de sus besos.

En las sábanas humedas 

Quedó inmaculada su 

Figura.

 

la luna no te olvida;

Ni aquella estrella del horizonte

que acaricio por última vez

Aquél angelical cuerpo con su torso semidesnudo.

 

Cándida de pasión al fulgor de estos versos que desparrame por todo el cuerpo del párrafo.

 

Sortilegio del insomnio que me dejó su cuerpo al entrar en contacto con el contorno de los astros. Al acariciar su matiz pude sentir la suavidad de un tulipán floreciendo en el altar de la noche, en un colchón lleno de algodón.

 

Saciemos la hambruna con almidón, sólo dejamos de mirarnos, dejar que el corazón hable por nosotros.

 

Dejemos que la fantasía fluya que el corazón aún no olvida, el alma no deja de preguntar por ti...

 

Mi dama a la cual aclamo y amo entre las olas el terciopelo de tu cuello recorrer tu pecho hasta llegar al clímax.

Insomnio...

 

Comentarios4

  • IVAN DE NERVAL

    Buen trabajo poético con una sensualidad muy lograda. Todos padecemos insomnios, jajaja. Un saludo.

  • Lualpri

    Muy bueno, poeta.
    Gracias.

  • 🎗LuIs AngeL

    Insomnio...

    (Quién se dormiría en esta situación??)

    👍

    • Augusto Fleid

      Jaja la verdad colega un abrazo y un saludo brodi

    • Violeta

      Una sensualidad muy sutil elaborada con ese delicada destreza, bello...



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.