Carlos Gustavo Gerez

Madrugada

Se congregaron esta noche todas las estrellas del firmamento y nos miran celosas al ver Cómo brillan nuestro cuerpos desnudos en nuestro lecho.
Derrocharemos besos perdidos en la madrugada he hicimos realidades los deseos con nuestras manos inquietas,
Nos amamos tiernamente, alocadamente, desmedidamente, sin tiempo, sin apuros, sin mediar palabras, solo con la mirada plagas de deseos. Antes de ser derrotados por el sol, que nos anuncia un nuevo dia, te enrredas cansada en mis brazos, posas tu cara en mi pecho, acaricio tus cabellos y digo te amo hasta que se baje el telon de tus ojos y termine la función de nuestros corazones enamorados.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.