Joseponce1978

Nacida para lo malo



Posada en la frente, una golondrina

con las alas extendidas

te ensombreció la mirada.

Compaginando con resignación

días de infortunio con noches maltrechas,

tus cuentos de príncipes azules

convertidos en sapos

debieron empezar por el final

y verse finiquitados antes

del érase ninguna vez.

Un corazón estrangulado

por collares de perlas espinosas,

le puso anestesia a un cuerpo

aguijoneado por el enjambre

de bisturís desafilados.

No te fue posible transplantar

la matriz inerte a un lienzo

empecinado en dar a luz

desérticas simientes.

Fue tu devenir por este mundo,

cervatilla de la dolorida impronta,

un mero trámite a través

de jardines quirúrgicos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.