Pyck05

EL CAMPANARIO...

El campanario
tenía una escalera
de caracol.

Otra escalera
llevaba hasta los cielos
a muchos niños.

También había
peldaños que bajaban
hasta los sótanos.

Una casona,
con pinta de palacio,
en la Montaña.

Casa de piedra
con yedra en las paredes
y en las ventanas.

Largos balcones,
entrada solariega
y dos escudos.

Viejos blasones
que cuentan, en silencio,
algo de historia.

Porque el desván
custodia manuscritos
que así lo cuentan.

Hoy, el presente,
me deja en la casona
con la nostalgia.

Rafael Sánchez Ortega ©
27/09/20


Quizás he intentado hacer un repaso o recuerdo a la vieja iglesia o a la casona del Ayuntamiento, con sus escaleras que subían al campanario, desvanes y la que bajaba al sótano. Es una especie de recuerdo de las viejas casonas Montañesas, (algunas quedan), que vimos de niños y que contemplábamos con nuestros ojos infantiles tratando de descubrir e imaginar quienes vivían y las construyeron y qué historia encerraban entre sus piedras.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.