Miguel Feria

Amor

Después que pasaran los años,

sentí descubrir el encanto .

Aquel que algún día oculté,

pensando que así no iba a sufrir.

De nuevo sentir su presencia,

jugar con la misma insistencia.

Dejando que mi alma perdiera,

por fin su inocencia y juntos vivir       

Más, el pasado ya no entiende

que son sus reflejos sólo un mar de gris.

Buscar lo que ayer fue querido,

es un reto inútil

pues ya no está aquí               

Sus ojos me daban la vida.

Su mano y la mía prendidas,

mirando al reloj de aquel día,

como si jugando no fuera a existir.

Queriendo que el tiempo olvidara.

Sus horas ,que nunca pasaran.

Y así desandar el camino,

Pudiendo al destino por fin eludir..        

Al fin,ya me doy por vencido

No lucho pero tampoco olvido

Prefiero guardar para mi

Los ecos del tiempo que acaban en tí

A veces me niego a olvidarte

Y otras tal vez llego a odiarte

Pero aún queda ahí aquel recuerdo

Su tenue fragancia , su inútil sufrir.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.