Carlos Armijo Rosas

AL COMPÁS DE SUS TACONES...

 

Se gana la vida

con el más viejo oficio

y yo sólo le contemplo

ese andar tan coqueto…

 

Camina entre los varones

mirándoles a los ojos,

si devuelves la mirada

es fijo que te atrapa…

 

Olvidó el pudor

y te habla de frente,

invita hacer el amor

con esa boca sugerente…

 

Se adivina bajo sus ropas

su cuerpo esplendoroso,

recorrerla con mi boca

a un precio generoso…

 

Pasa por mi lado

y me lanza un beso,

le devuelvo una sonrisa,

simulo que no me intereso…

 

Cuál será su tragedia,

que la tiene dando vueltas,

sus clientes buscando

con esas piernas tan esbeltas…

 

Poco a poco se aleja,

la sueño unos momentos,

al compás de sus tacones

y ese trasero perfecto...

 

Un día voy y me acerco

a esa carita tierna,

ahí yo seré el coqueto

y ella será mi presa…

Comentarios5

  • Manuel Ignacio Marin

    No te olvides los tacones

  • Ortunyo

    El diálogo de los tacones con el empedrado de la calle...
    Susurrando secretos que solo ella sabe.
    Si le preguntas, te contestara con evasivas.
    Si de verdad, si de verdad sin palabras le preguntas mirándola a los ojos, sabrás el obscuro secreto su vida

    • Carlos Armijo Rosas

      gracias por la visita y comentario mi estimado Agustí

    • Eduh Siqueiros

      arte y seducción.

      saludos y más saludos, compadrito.

    • María Isis

      Un buen taconeo
      Saludos

      • Carlos Armijo Rosas

        buenos tacos y buenos gluteos...jejeje

        • María Isis

          ah, claro alegran la vista...como un pecho formido y piernas de Coloso...jeje

        • [email protected]

          Escribes muy bien estimado amigo.
          Excelentes imágenes acompañadas de mucho sentido...



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.