Leoness

En un desierto, atroz.

…un antro decrépito, inhóspito,

en medio de la nada, existe,

en medio del desierto, azotado,

por tempestades de arena.

 

La corroída puerta, rota,

un anagrama casi ilegible

en árabe contaminado, vitando,

guarda la guerrilla apuntando

 

La noche despide fuego y

frio a la vez, cuando,

el interior, reflejos irreales, muestra

mujeres agazapadas, tímidas, amenazadas.

 

Se ofrece sexo a cambio de dólares,

de un móvil con tarjeta

de pornografía occidental, suciedad,

por cualquier lado, despojos, …

 

La emboscada ha sido antes

de sospecha, no hay tiros, puntual,

algún forcejeo, un rehén, se entregan

jóvenes sin futuro, sin conciencia…

 

A lo lejos, luces de convoy, enemigo,

lleva dirección opuesta

no hay sospechas, todo a salvo,

los de aquí, los de este infierno.

 

Se liberan almas compungidas

mujeres, una decena, cuatro niños,

cinco niñas, que se les traslada,

el resto, la guerrilla en futuro incierto…

 

Se teme por el futuro, por el odio,

las represalias llegarán, por desgracia;

Los poderosos, ciegos por el petróleo,

implorando a Dios, ¡sin remordimientos!…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.