kurdo

A mí sombra

El idioma que habito es de silencios fríos, de verbos cansados y puntos suspensivos. Desalineados adverbios que viajan a pelo en el lomo de la lengua de un rodeo de sílabas salvajes y furiosas que golpean tu imaginación, mientras juegas a imitar cada movimiento perezoso de mi desteñido cuerpo me divierto viéndote tropezar con mis enfurecidos recuerdos.

Por si lo llegastes a olvidar yo te doy vida delante del sol y te arranco el alma cuando derribo la luna...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.