Daniela Cortés

Reproche.

El cielo estuvo de fiesta,

los angeles cantaban 

para celebrar tu llegada.

El cielo estaba despejado 

porque Dios ya te estaba esperando

para tenerte a su lado 

junto con los que se adelantaron. 

 

Entre aplausos te recibieron 

y con llantos te despedimos,

si me ves desde allá 

y me ves que ando mal;

recuerda que no es fácil

seguir en un mundo sin ti 

y que por más que lo intente,

tú recuerdo sigue en mi mente 

cuando en la noche hago oración 

para rogar consuelo en mi corazón.

 

Dios, me debes una explicación

¿Por qué se fue él y no yo?

Tú sabías que yo ya no podía

pero te llevaste su vida y no la mía.

 

Cuando esté allá tenemos que hablar

y muchas cosas aclarar,

porque aunque nada puedo exigir

tú sabes la falta que hace aquí,

y lo difícil que me es vivir

sin poder tomar su mano

para decirle cuánto lo amo,

darle un fuerte abrazo

aunque sea por última vez

porque solo quiero volverlo a ver.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.