PoesiaSinPoeta

Contigo: despertar y anochecer

Tumbada, el sonido de tu paz
me abruma,
como a la playa, del mar la espuma,
pero encuentro sosiego en tu faz.

Los ecos de tu latir
retumban por tus adentros.
Con los míos irán a dormir,
allí en tus aposentos.

Atmósfera añil,
creada por tu dormitar.
Atraviesa como un misil
mi ser, por tu solo respirar.

Liberas mi profunda alma,
durante tu níveo reposar.
Y no hacen falta palmas
para ese letargo acariciar.

De la nube estoy celoso
-la que sujeta tu cabeza-.
Reposa tu cumbre en mi torso.
No me prives de su ligereza.

Ansío tu despertar,
para ver la luz de tus pupilas.
Por ella dejarme acariciar,
con sus yemas hechas filas.

Y soñar estando agudo,
el entrelazo de nuestros corazones,
-que ardan como fogones-
sin que escape el calor del nudo.

Anhelo tu cálida compañía,
cuando se despierte la noche.
Que me protejas de su manta fría,
y que a ella le pongas broche…

Quiero que mis pliegues,
desemboquen en los tuyos.
Que el placer del ósculo llegue,
sin que se oiga su murmullo.

Comentarios4

  • Sara Moro Carrera

    ¡Qué bonito!

    • PoesiaSinPoeta

      ¡Muchas gracias por tu comentario!

    • Augusto Fleid

      Un poema elegante, ingenioso, creativo y original

      • PoesiaSinPoeta

        ¡Muchas gracias por tu apreciación!
        Un saludo.

      • Jordina

        Impoluto romanticismo y casi renacimiento del mismo en cada una de tus letras.
        Un abrazo.

        • PoesiaSinPoeta

          ¡Muchas gracias por tu apreciación y por pasarte a comentar por aquí!
          No había caído en los movimientos que mencionas. Me parece interesante y lo leeré de nuevo para ver intentar descubrir esos matices.

          Un saludo.

        • Alberto Escobar

          Buen ritmo y buenas letras. Un saludo poeta.

          • PoesiaSinPoeta

            ¡Muchas gracias por comentar!

            Un saludo fuerte.



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.