cristina c

ORACIÓN

Amado Dios, 

 

Alabado sea tu nombre, bendecido y glorificado seas tú Dios, Padre  de nuestro señor Jesucristo porque nos has bendecido con todas las bendiciones espirituales en Cristo Jesús. Tu amado Dios nos escogiste antes de la creación del mundo para que seamos santos y sin mancha. Eres rico en misericordia y amor y tu bondad no tiene límites Dios mío, en amor nos elegiste para ser adoptados como hijos tuyos por medio de nuestro Salvador Jesucristo según el bueno propósito de tu voluntad Dios mío. En Jesús tenemos la redención, porque el pagó con su vida mediante su sangre en la cruz  y el perdón de mis pecados conforme a tu infinita gracia. Somos herederos con Jesucristo, que es la cabeza de la iglesia la cual no está formada por edificios hechos por manos humanas sino que tú habitas en cada persona que ha recibido el Espíritu Santo de la promesa en su corazón. Por eso ponemos nuestra esperanza en Jesús y formamos parte de su maravilloso reino. Padre ayúdanos en la fe y has que tú amor en nosotros se siga demostrando en medio de esta generación de tanta maldad, que hagamos la diferencia entre los incrédulos para que ellos nunca tengan que  decir que no existes a la hora de darte cuentas. Dios del cielo dame espíritu de sabiduría y revelación para poder conocerte mejor y llegar a tener una íntima relación contigo, te pido que ilumines los ojos de mi corazón para saber exactamente a qué esperanza me has llamado y cuáles son las riquezas de mi gloriosa herencia para nosotros sus hijos y cual incomparable es la grandeza de tu poder a favor de los que creemos en ti. Qué podamos entender todos juntos Tu poder cuando resucitaste a  Jesucristo de entre los muertos y lo sentaste a tu derecha en las regiones celestiales muy por encima de todo gobierno humano, de toda autoridad ya sea terrenal o espiritual, de cualquier otro nombre o ídolo que se invoque no solo en este mundo sino en la vida eterna venidera. Dios mío tú sometiste todas las cosas al dominio de Cristo y lo pusiste como cabeza de tu iglesia. 

Por  esta razón yo me arrodillo delante de Dios y le pido que por medio de Su Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas me fortalezcas en lo íntimo de mi ser para que por fe Jesucristo habite en mi corazón y pido que arraigada y cimentada en Su amor pueda juntos con todos los hijos de Dios, entender cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; quiero conocer ese amor que sobrepasa mi conocimiento, para ser llena de la plenitud de Dios.

 

Tu reinas por los siglos y siglos y tú amor no tiene límites. Derrama en mi esa claridad y seguridad  para servirte en plena confianza sabiendo que todo lo que haga en amor será recompensado ampliamente por Dios y nuestro señor Jesucristo, amén . 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.