Leoness

Esperando la llamada... de Lorraine

Esperando una llamada, paseo,

Es invierno, es invierno en Paris, y

Planeo asomarme al Sena, desde

La plaza de la Concordia para

Observar el fuerte caudal,

Del rio turbulento y bravo.

 

Admirando la grandiosidad que

Me rodea y me envuelve, hasta

El puente Real, y su entorno

Majestuoso, brillante al sol

Invernal de París, me absorbe, me impresiona.

 

Recibo una llamada esperada

Me sorprende mi antigua amiga, Lorraine

Hermosa mujer entrada en años

Inteligente y poderosa conversación

Concatena con su vocación en Historia,

Cuyas novelas y éxito, su personalidad,

No le han cambiado la mente.

 

Quedamos en el jardín de las Tullerias y,

Puntual como siempre, acude

Sonriente, alegre, exuberante.

 

Siento enorme alegría y regocijo

¡Tenemos tanto que contarnos!

Paseamos juntos, casi abrazados, de la mano,

Recordando, anhelando, ¡como hace mucho tiempo!

 

En la buena acogida de La Fregate,

Admirándonos mutuamente, deseándonos,

Encontrando argumentos de complicidad,

De deseo, del amor pasado,

De un amor interrumpido, cancelado.

 

Nos miramos con ojos humedecidos

Por la ilusión de estar juntos, de nuevo,

Por los buenos y malos recuerdos,

De las vivencias por aquel Paris,

De hace veintiséis años, y…

 

Nos brota, como un nuevo cariño,

Una nueva necesidad, un nuevo…

Amor de hace tiempo no gozado,

Sí madurado, resurgiendo espontáneo,

Nos acariciamos, absortos,

Las manos juntas, unidas al frio, se calientan

 

Miradas provocadoras en ambos, insinuantes,

Reímos abiertamente, impacientes.

Nos proponemos un ensayo,

Para saborear sentimientos de antaño

Para olvidarnos de nosotros mismos y,

Caminamos de nuevo, como dos chiquillos,

Como dos adultos disfrazados… ilusionados.

 

Pasamos aquella noche inolvidable,

Juntos los cuerpos y sus sentimientos, y…

Viviremos muchos; otros y más.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.