Jose Luis Posa Lozano

COMETA A LA DERIVA



Ya no me quedan fuerzas

planeo cual cometa a la deriva,

la cuerda de la fe se ha dehilado

y me pierdo  entre rocas y pedrizas.

 

La galerna me arrastra por la vida

arrancando girones de mi alma

que se quedan perdidos en las cimas

de esa gran cordillera de esperanzas

que se ven, que se intuyen, que se acercan

pero nunca consigues alcanzarlas,

espejismos nevados que te empujan

a volar arrastrado por El Cierzo

que tan pronto te elevan hacia al zenit

como te arrastran desnudo por los hielos.

 

Debo tomar el timón de mi existencia

y dirigir mi cometa contra el viento

elevarme allende los picachos

y buscar mi camino, un mundo nuevo

más allá de los miedos y las fobias

más allá de las eras y los tiempos

donde enfrentarme a mi mismo y reencontrame

con el que un día fui, fuerte y despierto,

con el niño que un día se hizo un   hombre

y que a veces intuyo en los espejos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.