celis maldonado

Resúmen

Oh! Triste oquedad de mis entrañas

húmedos fríos de mis huesos

marchitas carnes miran mis ojos,

ojos de habitante zombi,

cuando la sangre llama al combate fiero

por los estudiantes del universo,
los que fueron niebla al extenderse septiembre

sobre chile en la alianza popular libertadora

(del pensamiento,) de los que se hicieron vacío 

universitario antifascista londinense parisiense, 

con el verano extinto y esbozando apenas

la noche de los lápices al comienzo del otoño argentino

fue la misma luna que vio después llorar a Tlatelolco

el mismo polvo que anduvo de un continente a otro

para cubrir respetuoso el duelo que se replica 

por las tardes de Ayotzinapa
y en este lúgubre ambiente que guarda desteñida

la esperanza, esconde  tiempos mejores,

en que el pueblo a una voz se alza con un rotundo

 ¡YA BASTA!

Comentarios1

  • Marcos Reyes Fuentes

    sí. ya basta de tanta impunidad que erosiona el corazón desgarrado que sangra en ríos el recuerdo pausado y quiere como las manos de un monstruo tapar los ojos de la memoria combativa. ya basta. ya basta.

    • celis maldonado

      abra que gritarlo mas fuerte y construir con cada palabra la paz que necesitamos cada uno de los hombres y mujeres que poblamos este universo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.