Destellos del corazón

Cuando sobran las palabras