Frida Alcantara

Ella murió

Se quedó esperándolo a las cuatro de la mañana, era una cita romántica, ya se había preparado con anterioridad, la lencería era fina en color chedrón lo que proporcionaba calidez a su piel de por sí bronceada.

Dicen que las tres de la mañana es la hora de las brujas, ¿cómo no despertar a las tres, cuando a las cuatro vería al amor de su vida ?. La sonrisa permaneció en su rostro desde la noche anterior aguardando la hora. Tuvo que apagar el reloj antes que sonara, las cortinas dejaron entrar un aire helado y un sonido lúgubre.

Otro baño caliente de burbujas, ella se entretenía en bajar toda la cabeza en la tina, hasta que el agua cubría su rostro y pensaba en la muerte, como la sueñan  los románticos. Todos dirían que bella persona había sido en vida, todos entristecerían por lo poco que la habían conocido, por lo poco que la habían disfrutado. 

Cuatro de la mañana, esperaba un toque a la puerta, en cambio vio una sombra en la ventana, fue hacia ella, vivir en el cuarto piso tiene la ventaja de evitar personas indeseables asomarse. 

Al descorrer la cortina vio a un hombre. Era blanco, traslúcido dejaba notar la falta de sol, sus ojos verdes parecían destellar , ella se quedó atónita. El hombre de la ventana parecía parado sobre tierra firme, pero ella sabía que flotaba. Sólo pudo ahogar un grito y lo dejó pasar. Como en un sueño lo llevó a su cama y se acostó boca arriba con las manos entrelazadas en el pecho, subió su cabeza descubriendo el cuello. 

 Su familia reportó su desaparición, el chico de la cita la buscó dos días después, en el edificio los vecinos dijeron que ella murió pero en otro lugar para evitar la depreciación del inmueble , aunque nunca encontraron el cuerpo su departamento fue el último lugar en el que había sido vista.

Ella murió, hay que llegar puntual a las citas; si no murió nunca volvió a ser la misma. 

 

 

Comentarios3

  • Esteban Mario Couceyro

    Cuando la realidad de uno se bifurca del resto.
    Realidad de túneles propios, la más de las veces, construidos por supuestos otros.
    Buen abordaje de una situación esquiva.
    Un abrazo..., siempre puntual y en la puerta.
    Esteban

    • Frida Alcantara

      Gracias Mario, te mando un abrazo!

    • 2punto0

      Murió, de impuntualidad, de que murió? Y si vive que murió en ella

      Un abrazo vivificante

      • Frida Alcantara

        Tal parece que cambió porque un vampiro mordió su cuello, tal vez si el otro tipo no la hubiera dejado plantada... No se amigo, son las 3 de la mañana y la puerta de se acaba se cerrar sola... Ya me dio miedo 😉

      • 2punto0

        Oh esa hora las tres, mejor limpiar la casa con sal de mar en las esquinas.
        La puntualidad siempre se debe respetar, para no tener que dar explicaciones o sufrir las consecuencias....

        Muy bueno querida 👌 amiga.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.