Necrofagotimes

Arquitecturas del deseo IX.- 25/01/2021.-

Me diste a beber de aquella luz salvaje, boca a boca,

Hasta desgarrarme los puños de la rutina

Y hacerme saltar los botones del miedo.

Ahuyentamos uno a uno los celosos espectros

Con cascabeles y risa

Y un sommier de espuma de cerveza.

Sacamos a bailar toda la pulpa dulzona y febril

Hasta brillarnos a alegres dentelladas,

Frutos y colmillos de una finísima, rebosante

Promiscuidad para dos y una piecita en Urano.

 

Letrado en ventiscas, sacudí el asombro

De tus risueños huesos hasta revolvernos

Los papeles, los licores, las corduras.

Vos robaste mi antifaz más necesario

Y clavaste en mis ojos

Un desfile de polaroids de nuestras piernas entrelazadas.

Fui amo y siervo de tu tiempo.

 

Así, mis besos de arena sin reloj

Hicieron playa luego de medianoche

Sobre el perfume ciego de tu pecho abierto.

¿Cómo agradecerte bien aquella cosecha

De sagrados azules y llovizna abrazados?

Apuré el fondo de una copa en cuya borra

Nos agitamos hasta espesarnos y transmutarnos

En el brindis que pactamos solemnes, como niños.

(Dame la mano un ratito más,

Pedí un deseo pero no me lo digas).



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.