Adelaine Soto Alvarez

PAJARO SALVAJE

 

Tengo las manos deshechas

De acaricia la nada

Y hurgar en la razón

De mi jaula de infortunios

diabólicos y santos

 

Todos en su afán de asirse al nuevo día

Olvidan la cruz del madero

Que llevamos como herencia.

 

El polvo rueda por todos mis rincones

Me lleva sin piedad

Al confín de una espera

Tenebrosa

E intensamente larga

 

Cuando mi corazón quisiera ser más hábil

Gritar

Reír

Sentirse

Soberbiamente

Libre, feliz y comprendido

 

Pero solamente llega olor a yerba seca

Y el humo que dejaron símbolos y mortales

En su paso inestable y confundido

 

Por eso no me resigno

A esta pausa sin origen

Donde no sé si soy, o nunca he sido

 

Mucho menos a ver los frutos secos

Y qué así porque sí

Repitan en La Mayor

Que fue mala cosecha

Y malo el regadío

 

Ya no me quedan fuerzas

Ni siquiera un suspiro

Para aspirar la calma

Tengo las manos crispadas

Y el alma al rojo vivo

 

Mientras voy convirtiendo mis abismos

En la morada del pájaro salvaje

Que sin saber

Dónde,

Cómo

Ni cuándo

Le cortaron las alas.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.