rodrigo hernando

ALLÁ VOY

 

Quisiera que los huecos dentro no fueran tan abiertos infinitos cuál recuerdo de un anciano muerto, sol sin brillo ni luz, carretera quebrada por una vida sin reparos, ojos rojos por las noches en vela y una boca sin poder saborear la vida.

 

 

Manos frías cuál cadáver recuerdos finitos y fugaces cuál deseo de cumpleaños, árboles sin vida ni color muestran la raíz más quebrada de la muerte, una sonrisa sin vida y un cuerpo sin fuerza ni ganas de vivirla.

 

 

Angustia y penumbra, dolor y pobreza....

 

Pies descalzos calcinados por las llamas del infierno, nunca nevó y nunca salió el sol, solo estaban las manos frías del cadaver y una sonrisa sin vida, quizás habría tiempo de jugar pero poco tiempo para suspirar.. 

 

1, 2, 3 TE ATRAPÉ.

 

Amor en tiempos infernales, no hay invierno, no hay otoño solo un caja rota y madera putrefacta, lápices y papel escriben el libro del cadáver su infierno en vida sin sonrisa y en soledad así estuvo muriendo su alma.

 

Cuenta hacia atrás y da cuenta a tu muerte dale inicio al comienzo de la verdadera vida o quizás sólo de la segunda; no esperes que el reloj salga a favor el se va y no da cuenta nueva, cierra los ojos y empieza a soñar antes de vivir, luego comienza a morir antes de vivir, y por último vive y cuenta hacia atrás para comenzar el juego.

 

1, 2, 3 LISTOS O NO ALLÁ VOY!!!

 

ATENTAMENTE EL TIEMPO.

 

_RODRIGO EGO-AGUIRRE 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.