Alfredo Saez

-El brujo campanero-

 


Ya se escuchan
los tañidos
del misterioso
campanero
¡brujo compañero!
domador de las horas
en el tiempo sacrosanto
sermón y anuncio
miedo al sortilegio.

La noche se calma
 negros los arbustos
en la hacienda luminosa
...Marìa y José Manuel
¡prescinden del Hotel!

Cálidos ambos
como agua termal
repican los malambos
del placer carnal.

El badajo muy erecto
 golpea sin dolor
 sublime su  efecto,
 sonoridad del amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.