CAPITAN DAVIS

Tu piel

1

Intento leer tu silencio,

silencio que llevas,

como uñas de tus manos,

hechas de música y trabajo,

amarradas en huesos y carne.

Tu intimidad una lampara mágica,

Tienes la propiedad de las palabras

para abrir tu silencio.

2

Ahí, solo llegas tu.

Guardas el asombro del amor,

las equivocaciones,

lo que dejaste de hacer,

las palabras que callaste,         

el hambre y la pasión.

3

Despierto y cada mañana,

acaricio tu piel desnuda,

cada mañana, intento leer

y llegar a las raíces

de ese silencio casi seductor,

no sé a quién hablas,

no sé de qué hablas.

Solo sé,

Como el viento desprende hojas

los días parecen alejarme,

en una danza de preguntas,

en una danza de respuestas,

 ambos, no comprendemos.

 

4

Quizás,

el baile frenético del consumo

esa ave que vuela

desde el silencio

tiene alas y libertad,

pero nos aleja…

cuantas veces nuestras manos,

cuantas veces nuestro cuerpo,

jugaron con la embriaguez,

amor más allá de la vida

más acá de las vivencias

quizás, al final de nuestra piel,

busquemos los sueños ido,

quizás, al final, una despedida,

quizás, al final, una mirada…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.