Margarita Nicol

Bello amor

La luz de la mañana

iluminó su caminar,

mientras sus pasos avanzaban

él llegó sonriente,

sus ojos se iluminaron

en una milésima de segundo,

cuando un rayo penetrante

causó en su corazón un pulso agitador

a su encuentro,

 bello es el amor que ella encontró

en él.

 

Mar.

Comentarios1

  • Sierdi

    Pero Margarita.
    Usted me debilita.

    Aún es madrugada.
    Y así, no diga nada.
    Su luz es mi estocada.

    Si cautivo sus ojos.
    Su risa, su rayo y antojos.
    Tal vez me perdone.
    Y a usted, con su permiso.
    Mil besos… le arroje.

    Saludos de madrugada.

    • Margarita Nicol

      Saludos, bellas palabras..

      • Sierdi

        Hola
        ¿Te gusta la fotografía?



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.