Marcelo López Lara

Día a día

Esta mañana con ansias despierto
el precipicio: la fuerte señal
pidiéndome rápido despertar
a pesar de cierta comodidad.

¡La tengo! Sí, me dije.
¿qué? presta preguntó
la respuesta correcta
motivo de fruición.

¡Parece solución!
tal vez, ella asentó
de serlo, un premio obtengo
con sello: decisión.

No debe ser evento pasajero
aunque el prolongado sueño lo fue
debo constantemente darle forma
para mantenerlo siempre de pie.

Mañana tendré otro sueño
pero no quiero de nuevo
distraerme de algo bello
que es tenerle bajo techo.


Seguramente habrán desaciertos
pero no amargos remordimientos
realicé lo que se debía:
perseguir el sueño día a día.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.