Pyck05

LA SOLEDAD...

La soledad
no sabe de trincheras
ni de escondites.

Está muy cerca
buscando el fiel resquicio
por donde entrar.

Pero se pierde
con risas, y se aleja,
por un instante.

Es muy tenaz
y sigue en sus batallas
muy silenciosa.

Todos queremos
que pase y que nos deje
vivir en paz.

Hay muchos días
que el alba nos despierta
y ella no está.

Luego, sucede,
que avanza la jornada
y se nos muestra.

Nos amodorra,
entabla una batalla
muy desigual.

Al fin nos vence,
sus garras nos atrapan,
y estamos solos.

Rafael Sánchez Ortega ©
06/09/20



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.