Mario Flores Abreu

De la nada

A veces, de la nada,
grito tu nombre súbitamente;
lo grito de pronto como
si fuera una oración,
un canto, un rezo
que me diera calma y protección.

Te nombro no sólo con la voz,
sino con el pensamiento y el corazón,
grito tu nombre
tan solo para poder escucharlo,
aunque no provenga de ti
te grito imaginando
que te susurras a mi oído
dándome calma,
dándome tus manos
y tu alma para abrazarla.

A veces, de la nada,
grito tu nombre
porque eres mi canto,
mi rezo, mi oración.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.