Alejandro Salazar Mex

Adiós

Más no podrá

mi corazón aguantar,

la tumba fatal

de tu gran lamentar.

 

Mortal peso de la tristeza

de tu tristeza,

y aunque no lo parezca,

rezo porque Dios te compadezca.

 

Adiós, adiós te digo,

a Dios, a Dios le pido

que tu corazón se llene de olvido.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.