Hiram Garcia

¿Crees?

Ya no tengo nada que darte,

Pues ya te olvidé,

de todas fuiste una banal esperanza.

 

Que al final del día, me demostraste

que no todas las mujeres

son una mierda.

 

Y que tú en definitiva no valiste

la pena,

pues hay que seguir la vida.

 

Porque de todos para ti

fui el peor,

o tal vez el mejor.

 

Pero la vida sigue,

si tú te vas el mundo

no se detiene.

 

Sigue girando,

y vendrán mejores cosas para

mí.

 

Mientras tú estés ausente,

y es por eso que no te debo

nada.

 

Y es por eso que ya me vales

madres,

¿Sufrir por ti?

 

Nunca.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.