Marcos Alejandro

Oscuro final, llena mi vacío

 

La amarga soledad
me revela su verdad:
'Estás en un vano naufragar,
tu vida es vacía,
el vacío es capaz de ahogar
y en el silencio el espíritu se disuelve'.

Hacia la eterna nada voy,
mañana podría expirar,
no tendría importancia
ya que mi existir es inexistencia.

Mi vida ha perdido,
ha perdido su horizonte,
desolador como un monte.

He perdido mi identidad
en la flor de mi edad,
veintiún años y el colapso ahora,
la expectativa y los proyectos
arroyo de cenizas ahora son,
papeles en montañas
quehaceres en telarañas,
¡vida absurda cuánto dañas!

Sin amor y sin importancia,
"nadie" es mi confidente
y su abrazo es este frío en mi pecho.

Solo necesito dormir,
la paz conseguir
y a la nada perseguir;
en sepultura anónima yacer,
arrepentido de nacer.

Mi nombre es viento y polvo,
fugaz, ridículo e inútil,
herida aguda quema dentro,
cese ya este dolor.
Adiós al viento que me acompaña
y siempre me ha sido fiel.

Hacia el vacío más allá iré.
las tinieblas eternas cobijen mi sueño eterno.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.