Joseponce1978

El escondite

Esta vez nada puede fallar.

Al fin has encontrado

un escondrijo infalible

y no podrán encontrarte.

El que se la queda

termina de contar

y comienza la búsqueda.

Conforme pasan los minutos

te sientes más seguro

de tus posibilidades de éxito.

De pronto escuchas pasos

acercándose,

contienes la respiración

y sientes como tus latidos

resuenan con gran fuerza.

Por un momento piensas

que tu corazón te va a delatar

pero los pasos pasan de largo

y entonces te das cuenta

que jamás podrían descubrirte.

Dejas pasar un tiempo

prudencial y te asomas

buscando tu objetivo.

Ves el camino libre

y decides dar el paso.

Corres a toda velocidad

y el corto trayecto

se te hace eterno.

Parece como si tus piernas

pesaran toneladas aunque al fin,

Jadeante y orgulloso,

llegas a tu destino

y lanzas el grito triunfal:

¡Por mí y por todos mis compañeros!

Pero al mirar a tu alrededor

compruebas que estás solo;

tus compañeros se han olvidado

de ti y se han ido.

Definitivamente,

esconderte dentro de tu piel

no ha sido una gran idea.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.