Alexandra Quintanilla

Entonces.

Entonces uno es el resultado de una innumerable sumatoria de actos, circunstancias y condiciones de las que uno habla y propone. Entonces uno ve hacia el cielo, y comienza a atar cabos y entender que si mañana se ha de sembrar girasoles entonces girasoles dará la tierra, lo mismo con el prójimo y con lo que uno sueña. Que el buen tiempo tiene bendiciones para todos, que en cuestiones de alma y bondad nadie es más chico cuando otro se hace grande, el mundo en el amor se expande a medida que alguien crece en el abraso de los grandes árboles frutales, que el que bien obra tiene recompensa en el mañana, que la vida es demasiado corta para poner mira en las cosas vanas, y que la verdadera sabiduría esta en el alma y no en la gran exaltación de las palabras largas, que equivocarse esta bien porque el objetivo no está en caerse sino en la fuerza que se tiene para después volver, y entonces, sólo entonces es cuando ves estrellas pese a que en noches largas la neblina tapa los lunares del inmaculable cielo en calma. 

Comentarios2

  • Fernando OR.

    Tu poesía es hermosa.

    Saludos.

  • Haz Ámbar

    Ahí, salvando lo positivo de esta vida.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.