RICARDO V

ME CAÍ DEL MUNDO

Un quijote del presente despistado,

un ingenuo trovador en el desierto.

Es así como me siento y me despierto

cada día en este mundo asalvajado.

 

¡Cuán árido arenal mis pasos devoran!          

¡Cuánta paramera sin fruto me envuelve!

¿Dónde hallar esos tiernos renuevos verdes

que la vida nos ofrece en cada aurora?

 

Porque no hallo quien me entienda tan siquiera

hoy me siento solitario entre la gente.

Mi razón es un escudo y me hace fuerte

ante el duro batallar de las ideas.

 

Hoy navego por un mar desconocido

y en mi barco se enarbolan viejas velas.

Es difícil mantener correcta estela

pues los vientos del respeto se han dormido.

 

No quisiera yo pensar que es calavera

esta lucha que mantengo con bravura

con quien sólo me contesta con preguntas

porque ignora casi todas las respuestas.

 

Será que fui un educando de otra escuela

y no pueda más que ser alma rebelde

por negarme a esta cultura de estrecheces

aunque triste realidad me sobrelleva.

 

¡Clamo al cielo que me alumbra todavía

por si el mundo es el que vence en este duelo!

Más vencido, dejaré aquí mis versos,

más si caigo, quedará mi poesía.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.