EmiliaOjuez

Mar

Que disfutes y puedas conversar con el mar,

sentarte en la arena y ver toda su inmensidad,

que descanses con las olas que vienen y van

Y te lleven adónde nadie más puede llevar,

con el susurro del viento,

con los ojos en el cielo 

Y el corazón en la profundidad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.