Urquiza

SILUETAS

Heladas están las copas de los árboles

el invierno se acerca a nuestras miradas

nos toca la piel suavemente

en una lluvia ligera y sensitiva.

 

 

Las brisas frescas caen

dibujan en el suelo de la pasión

siluetas de mujeres desnudas

amamantando al niño que ha nacido

en un pueblo querido y olvidado.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.