Antero

- Y tú, que me das...,-



 

 

La soledad no existe en soledad

ni el silencio deja de ser ruido.

Cuando soledad y silencio van unidos

la realidad se apodera del destino

y el futuro es cada vez más cercano

 

El pensamiento que vive la realidad,

sabes que cada fragmento vivido,

es un peldaño de muerte subido,

es un destino escrito en la mano

de un futuro cada vez más cercano.

 

No hay soledad que resista en soledad

la falta de unas palabras de consuelo,

ni el vacío, por más que esté lleno

de recuerdos, deja de ser un pozo

profundo, oscuro, cercano y lejano:

cercano de niebla, lejano de olvido

 

///

 

… y tú, a cambio que me das

Esa frase, esa cruel realidad,

era como una losa que cerraba

las puertas de la esperanza,

y la soledad, envuelta en silencio,

ve como los sueños se marchitan

 

En ese rincón del ayer, hoy lejano,

como un faro en la niebla, incierto

y a la vez cercano, es el destino

que está al borde del acantilado

sintiendo en las espaldas el viento

que susurra…, se acabó tu tiempo

 

En el infinito, Él, ve como se aleja

la luz trasera del tren que se lleva

los sueños y las quimeras, aromas

de primavera y sabores de besos

…, y tú, a cambio que me das

dice el destino apenas ya sin vida

 

qué triste descubrir en el ocaso

que los besos son un intercambio

que las caricias son por caricias

que las miradas están vacías

que las palabras están huérfanas

que la ternura se aleja llorando

…, y tú, a cambio que me das

..., especula la cruel decadencia

 

Y, en un rincón, oculto y temeroso

con lágrimas en los ojos, el Amor,

sin nadie que lo mirara a la cara,

veía como el tren que se alejaba,

se llevaba los sueños y los besos

los aromas y las esperanzas.

 

Y así, despeñado en el acantilado

bajando y bajando y bajando

se fue diluyendo, se fue muriendo.

En el suelo quedaba una lágrima,

la salada huella de la decadencia

y el viento cruel de la sentencia.

 

Eran las frías miradas, tan muertas

como las ausencias desapercibidas,

las que, con crueldad, te dicen…,

… y tú, a cambio que me vas a dar

 

///

 

Un beso por otro,

Una mirada por otra

Una caricia comprada

 

¿Y las palabras, y el amor?

 

Ya no significan nada:

Unas,

están ausentes y vacías

El otro,

despeñado, muerto y enterrado.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.