Leoness

Luces de otoño…

La luz se ha vuelto brillante

y la niebla ascendente

deja paso a un continuo horizonte.

 

Armonioso paisaje de luces rojas,

naranjas, amarillas,  azul celeste,

blancas nubes y rasgadas, contrastes,

dejan pasar los últimos rayos de sol,

sol que se apaga, rojo de furor.

 

Hojas verdes, amarillas, rojas, ocres oscuros

gotas de agua en la hierba, en los hongos,

en los líquenes verdiamarillentos,

sobre troncos de árboles muertos,

sobre ramas de árboles vivos

de robustos troncos,

contrastes, como la vida misma,

es, el arco iris de la vegetación de la vida, ¡libre!

 

Se puede oler, sentir, oír, susurrar, reposar,

toda la materia, me integra;

¿por qué puedo llegar a maltratarlo?

¿por qué no glorifico su majestuoso valor?...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.