arturo maldonador

¡MUJER DEL TIEMPO!


Cuando vuelvo a hojear
las hojas del ayer,
como las flores
del rosal de boca roja,
con todo el  corazón,
te doy las gracias.

Divina inspiración
de mi ser interno,
que se trasmuta
en la mente
y se convierte
en letra, palabra
y verso.

Cada poema,
cada acróstico,
es un reflejo de tu amor,
que con mi humanidad,
cincelo al pensar y sentir
en la otra parte que me acompaña,
una mujer.

Todo lo que escribo, es a ella.
De otras vidas, que en sueños
su compañía me llega.
En ésta, que al cruzar por mi vida,
es un alma con un cuerpo,
de una historia  recordada.

Pájaros, de una parvada,
mariposas de una nube,
flores, de tu jardín Edén.
Estrellas que titilan
y comparten la esperanza de tu luz,
y de lo que también soy parte.

No es bueno que el hombre esté solo.
Fue la reflexión, del escritor inspirado.
Siempre he sentido esa necesidad.
Mis pensamientos han sido bálsamo,
para mi propia soledad.
He volado, hasta tí, mi mariposa.

Cada uno, es un sorbo de mi vaso,
experiencia y fantasía en sueño,
recuerdo que existe olvidado.
Emoción contenida desde cuando,
lágrima cristalizada de los ojos,
copia de tu imagen en las flores.

En lo desértico de mi existencia,
mana entre la arena, un manantial.
A veces agotado por mí sequía,
vuelve a emerger para regar una ilusión,
al asombro de tu nuevo rostro,
por el que despiertan fantasías.

Hermoso escribirte en mi soledad,
también en las horas luminosas,
cuando el otoño es primavera
y el invierno se retarda.

Convertirme en niño y jugar contigo.
donde el amor es todo, sin saberlo,
instante de solo estar contigo,
razón de venir a esta vida.

Cada una de los pensamientos,
que la Providencia me regala,
es para ti, quien oculta en tu disfraz,
estás en todo lo que me rodea.

En el viento, cuando caminas.
En la lluvia, cuando lloras.
Cuando hablas, canto de los pájaros.
En la luna, tu cara resplandece.
En la flor, tu aroma de mujer.

Por tus ojos, espectro de arco iris,
cambiantes de color, según origen.
Azules, como los cielos de lo alto.
Verdes como las olas del caribe.
Oscuros, penumbras selváticas
de tus pestañas por las noches.

Te amo, mujer, de mil rostros,
por tu forma, geometría infinita.
Por los muchos colores de tu piel,
quemada por el sol,
pintada por la luna.

Por tus caricias, pasadas y esperadas,
pensadas y sentidas.
Que dan placer tan grande,
tanto físico, como divino.

Porque en ti, sin yo entenderlo,
se perpetúan las rocas, las plantas
y todas las criaturas se hermanan
y el mismo ser humano, a través de ti.
Para ti, cada palabra del lenguaje,
mujer del tiempo.
EL POETA DEL AMOR. 14-05-10.
CABO SAN LUCAS, BCS. MEXICO.

 

Comentarios2

  • colombiana

    waooo que bello poema leyeron mis ojos, un sinfín de emociones en una letras llenas de profundos sentimientos.

    bravooo, mis saludossssssss


    colombiana

  • Violeta

    Sentimientos encontrados ..que maravilla de poema ,,,me dio un gusto leerte...besitos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.