Patricia Aznar Laffon

De mí...


AVISO DE AUSENCIA DE Patricia Aznar Laffon
Queridos amigos poetas: esta dueña de tres cuentas inexplicables, les comenta:
No podré seguir escribiendo en este foro porque he perdido mi "t" e inexplicablemente tengo tres cuentas.
Julián no responde. Qué puedo hacer?
Esperar a que ésto se solucione.
Mil besitos, los amo y no los olvido, jamás!!!!
Soy Patricia, la poetisa que casi un poquito conocés... la que fue abandonada por su madre… la no deseada (tantas veces dicho y escuchado) por llegar a este mundo y nacer inesperadamente con el grave problema de mis padres por tener una hermana discapacitada motriz.
Soy  quien  para mí no había tiempo…
Soy también, quien fue violada a los 4 años por un tío esquizofrénico… la que sangraba a raudales y lloraba en silencio y se escondió tras una verde madreselva para ocultar el horror padecido, sin comprender nada de lo que le había pasado….
Soy  a la que su madre, al saberlo, le preguntó a esa niñita que fui:- Te gustó?
Soy también esa niñita que no entendió en absoluto esa pregunta, pero que ahora sí la entiende… (¿también mi madre estaría enferma?)... seguramente sí …y que también la entendió y perdonó…
Soy quien veía a su tío hablar con ventanas y comerse los cubitos de caldo como si fueran bombones… la que le repetía: “Con quien hablás?... hablá conmigo…ahí no hay nadie, tío Luis”… la que temblaba de pies a cabeza cuando lo veía así...
Soy la misma, Patricia,  quien a los 14 años descolgó de una vieja persiana a ese mismo tío que se estaba ahorcando con gruesas sogas, la que no sabe como  tuvo fuerzas para sacarlo de ahí y no seguir viendo sus venas amoratadas su lengua y ojos desorbitados en suicidio…
Soy la que consoló a su amada abuelita que sollozaba y de paralizada, no podía hacer nada….
Soy también la que entendió precozmente que ese tío estaba enfermo y lo perdonó y trató de olvidar de inmediato lo acaecido de niñita, cuando supo de su enfermedad…
Soy también quien en su fiesta de 15 años quiso traer al tío Luis, ya internado en un psiquiátrico, para que se distrajera un poquito, pero su madre se lo prohibió…
Soy la que a los 16, entendió que no estaba bien y en silencio consultó sola a un psiquiatra y a la que le dijeron que estaba "despersonalizada".
Soy la que se lo contó a su madre y fue a golpes , castigada...
Soy quien a los 17 años tuvo el primer intento de suicidio y que cuando volvió a su casa fue increpada por su familia quien le preguntó hoscamente: qué le has hecho a tu madre?... y quien tampoco entendió nada...
Soy  quien más tarde, enfermó de marasmo afectivo y fue diagnosticada de Trastorno Afectivo Bipolar  y  también quien escribía cuentos desde los 4 años  en un cuadernito Tamborcito (como mi padre) que fue destruido por las manos de Sor Magdalaine, la monja francesa del aristocrático colegio donde estudió, y la que aún se horroriza de esa acción y que no entiende como pensó  esa monja que esa niñita que fui, pecaría de vanidad…
Soy la que se refugiaba en escritos  y libros y que nunca le contó nada de sus experiencias malas a su padre Francisco… porque padre mataría sin piedad de tanto dolor…
Soy yo, la inservible, la que “sólo sirve para estudiar”, palabras machacadas mil veces por día por su madre francesa…
Soy quien resisitió y siguió  estudiando y estudiando… apoyada en el silencio continuo de su padre amado…
Soy quien sufrió bulling  por tener buena presencia e inteligencia, por sus compañeras de Escuela…
Soy la que muy tarde supo el tenor y espanto  de la palabra “envidia”…
Soy también la que fue  mejor compañera, la elegida Miss Primavera, la que llevó orgullosa la bandera de su patria,la  amada Argentina, por su comportamiento y calificaciones….
También soy quien se casó casi de niña por huir de su casa, acorralada por la enfermedad psíquica de su madre… y se casó en 6 meses con un homosexual…
(Nada tiene Patricia contra los  homo, sólo que si es heterosexual, no, no va)…
La que sabe exactamente la fecha de concepción de sus hijos....
Soy también la que tuvo la valentía de dejar 25 años de matrimonio atrás para realizarse y saber que era ser mujer, cuando comprobó que realmente era engañada por su compañero con amigos y hombres desconocidos que dejaban mensajes extraños en el contestador telefónico.
Soy  también quien por fin se decidió a contratar un detective para dejar de suponer y saber la verdad…
Soy la que supo obtener la verdad y mentira de su matrimonio, y la que decidió.
Soy Patricia, la que fue despojada de todas sus cosas: su casa, su ropa, sus muebles, sus libros y partituras porque de tanto dolor intentó quitarse la vida y soy también quien ya ni recuerda cuántas veces fueron los intentos de suicidio…soy Patricia, la docente llamada “amansa locos” y la escritora, quien firmó una declaración de Libertad para quitarse de encima golpes físicos y psicológicos y se quedó en la calle, a los 40 años, alquilando un pequeño departamento, cerca de sus hijos, con un colchón en el suelo y una pequeña sartén donde hervía agua  para hacerse un té… en soledad que no comprende ni comprenderá nunca….
La que fue internada en un manicomio, con chaleco de fuerza, porque su hijo apenas mayor de edad,  también se equivocó y firmó sin darse cuenta una orden diciendo que su madre era “peligrosa para terceros” y ese sello lo llevará por siempre, porque no hay forma de remediarlo, quedó firmado en piedras en los registros de mi Buenos Aires querido… y quien también perdonó a su hijo, tan jovencito era, no supo lo que hacía…
Soy  a quien le gusta la noche y hasta el insomnio padecido desde siempre, porque dormir es peligroso… las pesadillas atenazan su razón… y el tenaz sonanbulismo en soledad es peligroso; no es bueno despertarse en medio de la noche sin saber cómo se llegó allí...
Soy la que para probarse mujer tuvo mil novios que no valían un céntimo… Y que ya no busca a nadie… todos parecen hacerla sufrir, y valga que también piensa que la culpable debe ser ella misma, ya que no encaja con nadie….
Soy la que recorrió aturdida tres cuartas partes del mundo pero que de nada sirvió, y la que piensa ahora que :“no vale mucho correr si el Infierno va contigo”…
Soy Patricia… sólo Patricia, sin cocardas, ni medallas… soy la que tantas veces se equivocó, la que pide perdón de continuo y se pregunta porque ha sido olvidada…Patricia, la de la poesía gótica, la del desgarro, la que te hace mal, querido Poeta…( y la que te repite una y otra vez que si te hace mal no me leas… que no me ofendo ni un poquito… la que escribe para sí… la que escribe con el alma, en catarsis y nunca con la pluma..( lo he puesto, recordás?).

Soy esta valiente que hoy se decidió a contarte un poquito de su vida, también...

Dale! Todo bien, ya pasó…
Es Pasado Pisado (Pretérito Perfecto del Modo Indicativo… así les enseñaba a mis alumnitos….jajajaja)….
Y por hoy, ya basta!  
                                                                                                                                                                 (Patricia.)-    
_________________







Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.