migreriana

Toco tu voz inalcanzable...


Te escucho desde el recuerdo que te expurga y te hace sonido,
desde un sin fin de caricias que salpican intensidad,
desde aquel dìa adolescente en que me respiraste,
en aquel remolino de movimientos discontinuos,
desde las esperas que se sesparraman en dìas,
desde la noche que se quiere hacer siesta,
porque te elegì sol y lo supe, porque esperè,
y la primavera te dejò mi huella para conocer todas tus flores.


Como en estrellas del cielo
se pueden ver dos besos
como dos canciones sobrevolando los firmamentos
así mi cielo gris
haciendo claros los silencios despierto
Ante el inmenso mar donde navegan perdidos momentos
llegando a tierra firme pero esta todo desierto
hay que crear desde ceros todo este largo cuento
así pasaban las lunas y los soles
sobre la playa que ahora conquistaban ilusiones
entre dichos los cuerpos que sobre el fuego
daban calor al tocarnos por la supervivencia de dos
sobre este frio eterno nos hacia acogedor
así la lluvia comenzaba
las ráfagas de vientos y tormentas inesperadas
todo destruyendo pero era fuerte la base
y la creación que no necesitaba el hormigón
ya tenia dos que pensando en no volver
muy por dentro en el oscuro misterio del ser
alguien tenia un secreto
muy guardado para el momento preciso
donde ya no hubiera salida solo un principio
así pasaba el tiempo juntos como dos
construyendo lo que algún día muy distante
traería más que felicidad o la paz
que antes en la ciudad todo era como el pan
luego el tres y el cuatro daban gritos
al llegar rescatando
así empezó la desconforme relación de cuatro
en una isla perdida donde se refugiaban
esperando que llegara el día,
para aliviar lo que la noche ya sabia...


Llevo a cuestas mi silencio,
sabiendo que la epifanía de tu voz
fue como el primer amor de esa primavera,
entre los árboles de la ilusión
y tus bellos pétalos de rosas,
y el cavilar de un llamado dónde el olvido
no siempre es la opción a conquistar.
En una pausa del tiempo que nos marca esa huella,
tu huella, que me harás seguir ese aroma,
de tu piel tan particular,
el que dejaste impregnado en la mía,
y que también huele a sangre,
tu sangre gitana.


Tu voz de eco atravesando montañas y valles, la encuentro en mis recuerdos y en el pequeño rio que baja entre las piedras contando historias que aquietan mi corazón y animan mi alma, quizá algún día sepa como es su tono y como es la seda con que me acogen tus sonidos en tu costado de mujer mía


Cuando estas ausente
Suena el eco te tu voz
En mi corazón,
La primavera llega con sus colores
Y tu voz dulce melodia
Que le das alegría a este ser..
Cierro los ojos y es tu voz
La que escucho cantando
Estarás ausente, pero el eco de tu amor
Esta conmigo..


Los sueños revisan nuestra sed, ellos nos declaran
apasionados, salvajes, al alcance de cualquier tempestad
y por què no añadir ese sabor a piel entrañable,
que se captura en un segundo, al recordar esa percepciòn
esa realidad que nos hizo ùnicos en un mismo viaje
llevo tu voz dentro de mi alma para pintar de segundos tu aura.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.