Saulo García Cabrera

UN PRÍNCIPE MUY GUAPO.

 

 

Un príncipe muy guapo,
cabalgaba en su blanco corcel,
recorría el universo,
en busca de una mujer.

Buscaba a la más bella princesa,
aquella a quienes las flores,
se rendían a su paso,
y cuya escolta,
de mariposas multicolores,
precedía su majestuoso viaje.

A la distancia,
el apuesto príncipe,
observaba una estela luminosa,
que le indicaba
que se acercaba el carruaje,
de la mujer más hermosa.

Presto,
bajó de su corcel,
a la orilla del camino,
tomo una flor,
y se apostó frente al cortejo.

Ohh, ohh
deténganse,
un apuesto príncipe,
se ha interpuesto
en nuestro camino.

Flor en mano,
el valiente caballero,
se acerca a la ventana
del carruaje majestuoso,
por donde se asoma
la más bella dama.

Intercambio de miradas,
y alegres sonrisas,
se abre la portela,
y muy de prisa,
se lanza la princesa,
a los brazos
de su príncipe amado.

Observan emocionados
muchos curiosos
ante el beso apasionado
de aquellos príncipes dichosos,
que cierra majestuosamente
este cuento enamorado.

Agrega esta historia,
que desde el día aquel,
en el bosque encantado,
nacen las más bellas flores
y se escuchan los trinos
de los pajaritos cantores
celebrando este cuento
que he escrito para ti,
¡ Amor de mis amores !

© Saulo García Cabrera



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.