Jazmin J Avila

Masoquista

Él tomaba mis caderas, me abrazaba y me daba con más fuerzas, quería enserio tomar el control, pero fue algo con lo que tuvo que pelear porque yo no iba a ceder con facilidad.

Me comenzó a acariciar mis glúteos, yo siendo masoquista solo le susurre al oído –golpéame- en ese instante solo comencé a sentir una bomba de placer inexplicable, solo miraba como cada parte de mi cuerpo se erizaba dejándome en evidencia cuanto me gustaba.

Comentarios2

  • Lualpri

    Gracias poeta, por tus acaloradas y ardientes letras!
    Feliz día de Reyes!

  • Fernando Magnífico

    Un gran pensamiento que algunos imaginan.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.