Leoness

Senderismo prodigioso

Por un sendero en el monte

escalo día y noche,

ya cansado desde la medianoche

propongo dormir en el remonte.

 

Las estrellas en su circular errante

saludan con guiño luminoso

enviándome un, muy hermoso,

sueño entre idílico y preocupante.

 

Una silueta cruza el camino

 no distingo semblante ensombrecido,

justo, se encuentra a mi lado

sin percatar el movimiento

 

Su efluvio me envuelve,

pensamientos y visiones

pues, embriagado a sus decisiones

soy presto a corresponder; se vuelve.

 

Acerca su cara a la mía, ahora,

nuestros labios se funden

con fruición y deseos que arden

por corresponder sin demora

 

Nuestros cuerpos caen al vacío

llenos de energía infinita

mientras el amor nos precipita;

siento que mi cuerpo no es mío.

 

Placer y convulsión, es el fin

de nuestro encuentro fortuito

y rodeados de manjares exquisitos

rompen mi sueño, al fin…

Comentarios1

  • alicia perez hernandez

    Ardientes y fogosos en prodigiosos versos chulos de bellos en tu decir y sentir po├ętico.
    Abrazos y saludos poeta



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.