Alberto Escobar

Filoctetes

 

A merced de las alimañas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me siento.
Como aquel Filoctetes que fue abandonado.
Desamparado porque sus hermanos de guerra
no pudieron contener el hedor de sus heridas.
Fue una serpiente, no él.
No se merecía desde ningún punto el nihilismo
del desapego, del descrédito...
No había ungúento aún hallado que resarciera
al camarada del escarnio, del abajamiento
que respirar ese efluvio supusiera a su pituita.
Tuvo que ser abandonado, sí, como yo lo fui.
Pero tuvieron que inclinar la cerviz,
ante el cariz de los acontecimientos.
Filoctetes era líder y jefe.
Fue una serpiente, no Hera él, fue Hera
quién la mandó como recompensa,
Filoctetes ayudó a Heracles en sus doce
trabajos, Hera era celosa, no pudo contener...
Lo cargaron a hombros como a su pariente
en mitologías —Anquises— y lo depositaron
con honores sobre la cubierta de su barco,
—a la fuerza ahorcan, dice el proverbio—
e Ilión y sus murallas necesitaban de su llave.
Así es la voluntad, que mueve montañas
y remueve pituitarias.

Comentarios2

  • Toki (Carlos Felipe)

    Grecia antigua en tu corazón.

    Felicidades este 2021

    • Alberto Escobar

      Igualmente Tokki, para tí y los tuyos, y agradecidas tus visitas. Un abrazo

    • Lucía Gómez

      Como siempre, querido escritor, disfrutando de sus magníficas publicaciones. Afectuoso saludo.

      • Alberto Escobar

        Yo también disfruto de las tuyas querida Luz. Un abrazo fuerte



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.