L' Sefer

El cascarón de la soledad. (...)


Toda una vida sintiéndome sin cielo o suelo,
Sin entender nada, forzándome a ser
Soy esto que sigo sin entender,
Alguien que puede respirar sin aire
Un ser sin reflejo,
Que se puede peinar mirándose al espejo,
Que ha prendido a reír en cualquier momento,
A soñar sin tener sueño,
Soy esto, que intento aceptó con el transcurso del tiempo,
Que ya no puedo culpabilizar,
De aquello fue suceso,
De lo ya no hay más remedio que perdonar,
Siento, y lo siento,
Que todo en mí son ecos,
Que ya no le tenga miedo,
Que la soledad este conmigo de acuerdo,
Soy el fondo y la superficie,
De perderme y encontrarme,
De amarme tímidamente,
y tener miedo que me toquen,
De nuevo te abrazo,
Porque de nuevo me susurras
Que no hay nada que me dañe,
Porque en la nada me regocijo,
Porque donde no hay nada,
A nada puedo dañar,
De nuevo el miedo infante,
De querer para que se marchen,
De nuevo acepto,
Que soy mal acompañante,
Que solo yo me comprendo,
En este cascarón que se deshace