ALVARO J. MARQUEZ

MIS FRASES EN TU CELULAR (2)

Al contar nuestra historia por favor,/ habla del deshacer de cosas hechas,/ de corazones enamorados sin amor,/ de un Cupido sin flechas.

 

Estoy sintiendo el temor,/ con el pasar de los días,/ que esperar por tu amor,/ sea como esperar al Mesías.

 

Mi búsqueda no cesará hasta encontrarte/ y en el camino sé que al seguirte,/ buscaré al diablo para tentarte/ y a Dios para bendecirte.

 

En el juego del amor no estoy a gusto/ y ahora a perder no me resigno,/ ¿por qué si tuvimos un comienzo justo,/ no tuvimos un final digno?

 

No he de vivir mi vida en vano/ si la vivo consintiéndote, cuidándote/ y si el cielo es algo que me gano,/ yo me lo ganaré amándote.

 

El odio y el amor acordaron asistir/ a un juicio que al perderte imaginé,/ que se levante el que sobreviva -alcancé a decir/ y sólo el odio se puso de pie.

 

Detrás de la esperanza que se esconde,/ esperando una respuesta me asomo,/ para amarte dime cuándo y dónde,/ yo te diré cómo...

 

Lloramos ante el dolor/ y todos creen que fue honorable y gloriosa nuestra historia,/ pero nadie sabe cuándo murió el honor/ ni quién se llevó la gloria.

 

Adivinar que te voy a querer/ y en qué momento empezaré a sufrir,/ es como saber que voy a nacer/ y cuando voy a morir.

 

Algo sobre el amor que no has dicho/ me resulta un misterio./ ¿Es algo serio que se vuelve un capricho/ o es un capricho muy serio?

 

Ambos deberíamos estar presos,/ de nuestra libertad no ser dueños,/ yo por robarme tus besos,/ tú por robarte mis sueños.

 

Anota que un día desnuda/ con el alma me amaste,/ antes que el tiempo te cree la duda/ y creas que sólo lo soñaste.

 

A quien no puede caminar ya entendí,/ aunque ese no sea mi caso,/ cuando quise caminar sin ti.../ y no pude dar ni un paso.

 

Casada, con hijos, cambiada te encontré/ y eso me dejó una sensación triste./ Vive aún la mujer que busqué,/ pero la que amé… no existe.

 

Comernos a besos era excitante,/ sobre tu cuerpo yo o sobre el mío tú,/ pero un día no nos gustó el restaurante/ o fue que nos aburrió el menú.

 

Como tú y yo tienen historia las estrellas/ y al recordar cada una se muestra/ y ríen al contar las de ellas/ y lloran al contar la nuestra.

 

Creo que cuando nuestra historia hicimos/ ambos nos equivocamos./ ¿Por qué si era un drama nos reímos? ¿Por qué si era comedia lloramos?

 

Cuando Dios me enseñó/ que más que un mandamiento, amarte era un derecho,/ al revisar mi alma se encontró/ con que yo ya lo había hecho.

 

Cuando nacemos venimos de un lugar/ al que regresamos cuando morimos./ Aquí y allá nos tuvimos que separar,/ pero nunca fue porque quisimos.

 

Cuando reíste de esa manera/ pues de tu néctar no bebí ni una gota,/ jamás te sentí tan sincera/ y yo nunca tan idiota.

 

Cuando un amor ha terminado/ no hay razones para una fiesta./ Pues no te sientes invitado/ ni toca para ti la orquesta.

 

Cuando ya no te comportas igual/ o cambias tu forma de verme,/ no sé si es tu síndrome premenstrual/ o es que dejaste de quererme.

 

Deja que le mienta el corazón/ cuando digo que no quiero verla,/ es un obstinado que me da la razón/ porque se ha cansado de tenerla.

 

Dices te amo y me cuesta creerte,/ olvidas tan rápido que no sé../ Si mi amor fue sólo cuestión de suerte,/ ¿tu olvido es cuestión de qué?

 

Dime que me amas o lo escribes,/ expresa cuánto me quieres,/ que yo lo valoraré si vives/ y jamás lo olvidaré si mueres.

 

Dos cosas como un arte,/ en la escuela de mi vida aprendí,/ a no vivir sin recordarte/ y amar mucho... pero sólo a ti.

 

El amor sale triunfante/ según tu inteligencia, como ves./ Sobrevive a una decisión brillante/ y sucumbe ante la estupidez.

 

El poeta decide con lo que escribe/ lo que será el amor en un segundo,/ tendrá la alegría del que sobrevive/ o la agonía de un moribundo.

 

El recuerdo es inmortalidad, es un motivo/ que sólo te inspira a vivir,/ porque si te recuerdo me siento vivo,/ si me recuerdas… no puedo morir.

 

El tiempo que implacable voló/ se ha llevado mi juventud,/ con recuerdos de personas extrañas como yo/ y gente inolvidable como tú.

Comentarios5

  • sayury

    sencillamente
    excelente
    para ponerse a pensar

    saluditos

    • ALVARO J. MARQUEZ

      Esa es la idea, ponerte a pensar. Un abrazo.

    • colombiana

      nos dejaste grandioso regalo de reflexiones amigo, todos con un gran contenido sentimental, mis felicitaciones.



      colombiana te saludaaaaaaaaaaa

      • ALVARO J. MARQUEZ

        Tus felicitaciones y las de todos, me dan el ánimo necesario para continuar, gracias bella.

      • sony217

        Como tú y yo tienen historia las estrellas/ y al recordar cada una se muestra/ y ríen al contar las de ellas/ y lloran al contar la nuestra.

        ese no lo habia leidoo!! pero todoos ya me lo se hasta de memoria jehejeje!! no me canso de leerlos :D

      • ALVARO J. MARQUEZ

        Que te sepas mis escritos de memoria no me extraña de ti, gracias mi bella seguidora.

      • SANTAPAU



        Cuando Dios me enseñó/ que más que un mandamiento, amarte era un derecho,/ al revisar mi alma se encontró/ con que yo ya lo había hecho.





      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.