Sixto Sanchez

LLUEVE ESTA TARDE TAMBIÉN

Llueve esta tarde también. Llueve frío, Llueve tinieblas. Llueven hilos de agua sobre las ruinas del mundo.

 

Y hay una zona paralítica en mi interior, donde toda ilusión, pensamientos, imagen, sensaciones, caen en un abismo que termina en la piel.

 

De quien son esos ojos mirando hacia dentro la roca blanca de los huesos, y esos dedos, como diez animales temblorosos sobre la superficie de la mesa.

 

Me rasco en la memoria al niño que deje sin sepultura.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.